Ir al contenido principal

Entradas

1 de Julio de 2020


Ayer la mamá de Ruthi le dijo que iba a regresar a la escuela. Papá y mamá ya no teletrabajan y Fer irá a un campamento. Los ojos de Ruthi se abrieron como platos y esbozó una sonrisa: volvía a la escuela y allí estaban su profe y su amiga Celi.
Esta mañana, cuando papá fue a su habitación, ella ya estaba despierta. Papá le cambio el pañal, la lavó, la peinó, la vistió y ella colaboró con ganas. "Ruthi, ¿te acuerdas?, hoy vamos a ver a tus amigos de la escuela". El desayuno fue visto y no visto: ¡tenía tantas ganas de llegar!
Cuando Ruthi llegó a la puerta de la escuela pensó que algo raro ocurría. Sólo estaba ella. Ni rastro de Celi ni de sus compañeros. La directora, de la que era amiga porque iba a la sala de psicomotricidad con ella, les dio la bienvenida y les explicó el "protocolo de entrada". Ruthi se sentía extraña: miraba  con una expresión seria a los "adultos enmascarados" y a un entorno sin niños, sin niñas. Casi como que ya no…
Entradas recientes
8 de Junio

Hoy Fer y yo hemos ayudado a mamá. El cesto de la ropa estaba lleno. Fer lo ha arrastrado hasta la lavadora. Yo empujaba fuerte, fuerte…¡casi me caigo!
Como Fer es mayor ha volcado el cesto y ha caído toda la ropa… ¡ja ja ja! ¡Qué divertido! Ha empezado a revolcarse sobre ella y yo también. Estaba muy gracioso con unos calzoncillos en la cabeza y yo con una blusa de mamá: parecía mayor… ¡Nos hemos disfrazado como en la escuela!
Cuando ha llegado mamá nos ha regañado ¡la cocina estaba llena de ropa por el suelo! Nos ha mandado recoger y meter todo en la lavadora.Ha sido mucho trabajo, ¡uf! ¡cosa por cosa! Fer hacia trampas porque cogía muchas cosas a la vez, pero yo no podía.
Mamá nos vigilaba muy seria, pero como lo hemos hecho muy bien, a Fer le ha dejado poner el jabón dentro y a mi apretar el botón rojo. ¡Me encanta apretar botones!
Un día apreté el de la batidora, esa que hace mucho ruido y me asusta, y saltó por el aire todo el batido de fresas que hacía mamá… ¡Jo la que s…
1 de Junio de 2020



Mis papis están nerviosos estos días. No entiendo muy bien de lo que hablan. Mi hermano Fer dice que no quiere campamentos, ni salir de paseo, ni ira casa de los yayos, ni nada de nada: "YO QUIERO QUEDARME EN CASA". No ha podido despedirse de sus compañeros de la clase de 5 a 6 años y comienza Primaria en septiembre. Yo también estaría muerta de miedo: ¡EL COLE CON TODAS SUS LETRAS! Me dan escalofríos sólo de pensarlo.
Hoy, escondida detrás del sillón (me gusta mucho jugar a esconderme, bueno, sobre todo, lo que más me gusta es que me encuentren), les he oído hablar de la escuela: que si no sabían cuándo íbamos a continuar, en la segunda, en la tercera fase; que ellos debían regresar a sus trabajos; que les iban a despedir; qué dónde y con quién nos iban a dejar... "Pobrecitos, pensé, los mayores sí que tienen preocupaciones". Luego siguieron hablando de que la escuela debía establecer medidas para evitar que mis compañeros y yo nos contagiáramos (…
Ruthi mira por la ventana
Mi hermano Fer ha dejado una silla cerca de la ventana. ¡ Y me he subido a mirar ¡ Me ha costado un poco, pero lo he conseguido.
En la calle he visto a una señora y a un perrito. Me gustan los perritos, aunque me dan miedo los grandotes. Tiene la boca tapada, todos tienen ahora la boca tapada. No entiendo muy bien porqué, solo sé que cuando vamos a salir de paseo, mamá nos dice muchas cosas que no comprendo.
No puedo tocar nada. No puedo correr. Voy siempre de la mano de mamá o de papa, cada día uno. No puedo darle un beso a la abuela, aunque la encontremos en la plaza o, a veces, nos saluda desde la ventana, pero no podemos ir a su casa a comer Lacasitos. ¡ Un rollo ¡
Mi hermano si corre porque es mayor, o lleva el patinete, pero mamá siempre está nerviosa en el paseo y a veces grita.
Yo no puedo acercarme a otros niños y eso no me gusta. En la escuela nos tocamos, nos abrazamos y a veces nos mordemos y nos enfadamos.
Me acuerdo mucho de mi amiga Celi. No oye bie…
Hoy mama se ha dejado el bote de crema encima de la mesa pequeña… esa a la que yo llego tan bien. ¡Qué bien huele ese bote! ¡Seguro que también sabe estupendamente! Además es de color rosa ¡mi preferido!     Lo he cogido y me he escondido en un rincón para probarlo. La verdad es que al meterlo en la boca no me ha gustado mucho… un poco dulce al principio pero muy pastoso… no se podía tragar bien. Mamá me ha descubierto, me lo ha quitado de mal modo y se ha puesto a gritarme muy fuerte. Me ha llevado corriendo a lavar la boca ¡me ha hecho daño! frotaba muy fuerte mientras seguía gritándome no sé qué cosa de envenenarme ¿qué será eso?.     Yo he llorado mucho y muy alto, durante mucho rato, para que dejara de gritar. Luego he estado muy triste toda la mañana.     Yo quiero irme a la escuela. Allí puedo tocar y probar muchas cosas que nos dan las seños. Aquí no me dejan hacer nada. Sigo muy triste… aunque la verdad es que sabía fatal la crema y mamá me ha dado besos y abrazos despué…

Jueves, 2 de abril

Me he levantado, he desayunado con mi hermano, y , cuando he acabado, me he ido a por la mochila. "Hoy toca cole, ¡seguro!" Mi madre viene hacia mi y me dice que no podemos salir a la calle porque hay no sé qué bicho. Me asomo a la ventana, pero sólo veo al vecino del primero con su perrito. ¡Vaya! Voy a por mis botes y mis cajas sorpresa y juego durante un ratito. Mola mucho ver cómo cada día se me da mejor meter, sacar, colocar una caja encima de otra... y cuando está la última puesta... las empujo y...¡PUMBA! Me río a carcajadas, pero después... me acuerdo de la sala de psico cuando con mi profe construíamos una pequeña torre. Yo le daba una patada y ¡PUMBA!. "No mamá, hoy no quiero ver al Caballo Trotón que canta Ana en el móvil. QUIERO IR A LA SALAAAAAAAAA...........
Martes, 24 de marzo de 2020
¡Hola! Me llamo Ruth, pero todos me llaman Ruthi. Desde mi año y medio ya puedo ver lo que me rodea de otro modo: desde lo alto. Caminar, poder subir y bajar, aún con no mucha destreza, “me ha cargado las pilas” y tengo ganas de comerme el mundo. Ahora, en casa, me siento un poco rara. Cuando dejé de ir a la escuela me pareció raro. También me extrañó cuando vi que mamá y papá se quedaban en casa trabajando con el ordenador, una por la tarde y otro por la mañana. Pero, bueno, como estaban conmigo y también el pesado de mi hermano (de este os hablo otro día), me sentía bien. Me dije: “Serán unos días, como en vacaciones”. Todavía no domino lo del tiempo, pero me parece que ya hace mucho tiempo que no voy a mi cole (como yo le digo).
Hoy me he levantado un poco triste: “¡ECHO DE MENOS A MIS PROFES! Ellas me entendían y me hacían reír, me llevaban a otros mundos y creían en mí”. Voy a buscarlas… En casa no están. ¿Dónde se han ido? A ver si se han quedado en la …